Frequently Asked Questions

Estas son las preguntas más frecuentes que hemos recibido.

Si tienes una pregunta no dudes en escribirnos.


Sí. El vegetarianismo es un estilo de vida que bien llevado, aporta todos los nutrientes que el cuerpo necesita, ya sean proteínas, vitaminas, minerales, grasas, etc. Desde luego, hay que vigilar que las cantidades de alimento para cada fase de la vida sean las suficientes para las necesidades específicas. Estas cantidades son alcanzables con la ingesta de vegetales y nuestra tarea es saber cuáles son los vegetales necesarios. Es importante dejar claro que lo importante no es comer muchos nutrientes, sino comer los necesarios y que el cuerpo los asimile.

Sí. El vegetarianismo bien llevado aporta todos los nutrientes que el cuerpo necesita, incluso para mujeres embarazadas. Como en cualquier otra etapa, el cuerpo humano es capaz de ajustar su metabolismo y apetito para responder a las necesidades del embarazo. Aquí es importante señalar que si se consulta a un nutriólogo es preferible que éste sea vegetariano pues podrá dar respuesta a tus preguntas y podrá darte un plan adecuado. También es importante señalar que el embarazo no es el mejor momento para cambiar tu estilo de vida; entonces si deseas adoptar una dieta vegetariana durante tu embarazo, te recomendamos que consultes a un médico o nutriólogo experimentado en vegetarianismo.

Sí. Los alimentos vegetales combinados adecuadamente como las legumbres y los cereales son capaces de darte las proteínas y aminoácidos que necesitas. Incluso, tu mismo cuerpo puede producir la mitad de los distintos tipos de aminoácidos que necesitas a partir de lo que comes y la otra mitad de los tipos de proteína puede ser obtenida directamente de lo que comes.

Aquí es muy importante señalar que no es necesario comparar la cantidad de las proteínas de la dieta vegetariana contra la de la dieta de productos animales. Primero, las dietas de origen animal recomendadas en occidente tienen más proteínas de las que necesitas. Segundo, no se trata de comer mucha proteína, se trata de comer la cantidad necesaria y dejar que tu cuerpo la asimile.

Sí. De hecho, aunque te sorprenda, hay varios alimentos vegetales que tienen tanto o más calcio que el que se encuentra en la leche y en los productos lacteos. Entre ellos están las acelgas, el amaranto, la naranja, los frijoles y otras legumbres.

Además, cuando obtienes calcio solamente de productos vegetales, estás evitando la acidez provocada por los alimentos de origen animal, acidez con la cual el organismo expulsa calcio en vez de asimilarlo. Comiendo calcio de origen vegetal, ingieres las cantidades adecuadas y además lo asimilas más fácilmente.

No olvides exponerte frecuentemente pero en periodos cortos y con cuidado al sol. Esto hace que el organismo asimile el calcio al producir vitamina D en la piel, lo cual interactua con el proceso del calcio.

Sí. Al eliminar el consumo de productos de origen animal, estás eliminando el colesterol ingerido. Esto hará que tu colesterol en la sangre baje a los niveles naturales del cuerpo humano, al rededor de 100mg/dL. Si tu colesterol está entre 150 y 200, es una señal de que podrías estar corriendo riesgo. Si tu colesterol está por encima de 200, estás en peligro claro de desarrollar problemas cardiacos.

Es importante saber que el cuerpo produce su propio colesterol a partir de los alimentos de origen vegetal que consumimos. No es necesario darle más colesterol, ya que cuando lo hacemos sólo conseguimos elevar los niveles naturales del mismo.

Sí. La alimentación diaria debe ser placentera, al igual que lo deben ser nuestros demás satisfactores fisiológicos, como el dormir y respirar.

Cuidado. Lo que la alimentación no debe ser es un placer a costa de tu salud. Piensa que cuando comes alimentos para los que tu cuerpo no está diseñado como son la carne y los lacteos, estás haciendo que tu cuerpo se dañe aunque no lo veas el mismo día en que comes.

No. La dieta vegetariana puede ser tan placentera como cualquier otra. Piensa en la cantidad de frutas, hojas, tallos, raíces, semillas y demás partes de la gran cantidad de plantas que hay y las formas en que se pueden preparar. Con toda esta variedad puedes usar tu creatividad para comer muy placenteramente. El no comer carne, lacteos, frituras, ni sal no es un sacrificio; es tu entrada a todo un mundo de sabores naturales a tu disposición.

No. No en general. Los alimentos vegetarianos son generalmente más económicos que los alimentos de origen animal. No es necesario que consumas frutas, verduras o cereales exóticos; ni sustitutos de carnes muy elaborados y por lo tanto más caros. Consume frutas, verduras y cereales de temporada, que estén disponibles en tu ciudad y que estén a precios bajos.

Recuerda que dada la variedad de frutas, verduras y cereales ofrecidas en tiendas de autoservicio, mercados y recauderías, siempre encontrarás opciones de bajo costo con las cuales mantenerte bien alimentado.

No. El frijol de soya y el extracto de soya usado como sustituto de carne y leche, así como el extracto proteínico del trigo, llamado gluten, son solamente un par de las opciones alimenticias con las que contamos los vegetarianos. En realidad hay toda una serie de legumbres que puedes consumir para obtener las proteínas que necesitas. Además contamos también con toda la variedad de cerealeas que también tienen proteínas y los demás nutrientes que necesitamos

Sí. De hecho, si planeas con un poco de cuidado tu dieta, tendrás más energía que antes.

Esto se debe a que el organismo humano obtiene sus energías de los carbohidratos, y los productos vegetales tienen muchos más carbohidratos comparados con las carnes y lacteos. Así que a más fruta, cereal y verdura; y menos carnes y lacteos estarás ingeriendo más energía.

Además, como la digestión de carnes y lacteos es más pesada que la de los productos de origen vegetal, tu organismo usará menos energía en la digestión, dejándote más energía para tus demás actividades.

Porque los lacteos contienen una proteína llamada caseina, que está diseñada por la naturaleza para que las crías de ganado inicien su crecimiento de unos cuantos kilogramos a cerca de cien kilogramos. Esta sustancia ayuda al crecimiento de los tejidos humanos también, pero con el posible costo de estimular enfermedades crónicas, tales como diabetes, cancer, hipertensión, obesidad, estreñimiento, etc.

Muchas personas piensan que deben tomar leche y lacteos para su crecimiento y para que sus huesos obtengan calcio, sin embargo, hay muchas fuentes de calcio en el mundo vegetal y entre ellas hay varios alimentos que aportan más calcio que los lacteos. La leche no hace falta para lograr una alimentación completa y una vida sana.

Nada. No te sentirás mal al comer carne, podrás volverlo a hacer si es indispensable. Sin embargo, al comer carne o lacteos por simple gusto, estás retrocediendo en los beneficios de la dieta vegetariana e incurriendo en los riesgos de la dieta animal. Haz lo que esté en tus manos por respetar tu dieta vegetariana y sólo recurre a los alimentos animales si no tienes otra opción. Con el paso de unas semanas observarás que las carnes y los lacteos ya no te apetecen como antes, y aún cuando llegues a probarlos, observarás que ya no tienen el sabor tan atractivo que tenían antes.

Actualmente tenemos varias fuentes de recetas. Al escoger qué recetas recomendar, cuidamos varios aspectos en ellas de manera que sean lo más saludables posibles. Aunque tenemos que aplicar cierta flexibilidad, en general buscamos que cumplan con estos criterios:

  • Son estrictamente vegetarianas. Es decir, no usan carne de ningún animal, tampoco usan leche animal, y no usan huevo.
  • Mantienen un balance adecuado de nutrientes. Es decir, en general procuran incluir más  carbohidratos sanos, proteínas en cantidad moderada, y grasas en cantidades bajas.
  • No requieren freir los alimentos intensivamente. Es decir, no someten a los ingredientes a intensos procesos en aceite; solamente admitimos breves pasadas.
  • No usan margarina. Ya que a pesar de ser un alimento derivado de aceites vegetales, estos han sido modificado químicamente, usando procesos llamados hidrogenado total e hidrogenado parcial,  para saturarlos y lograr que se comporten como grasas animales. Además, el uso de margarina eleva innecesariamente el contenido de grasa en los alimentos.
  • Moderan su uso de sal. Ya que el agregar sodio a los alimentos tiene efectos nocivos a la salud, sobre todo al sistema circulatorio. Aún así, recomendamos que al seguir las recetas se opte por eliminar la sal o se use un mínimo de sal orgánica de mar.
Recomienda este sitio
¡Gracias por difundir nuestro mensaje!
CAPTCHA
Pregunta para comprobar que eres humano y evitar spam.
16 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.