Inflamación crónica: El caro precio de la obesidad

Si no puedes ver el contenido con formato y gráficos, ve el original en: http://mexicovegetariano.com/inflamacion-cronica-caro-precio-obesidad

México Vegetariano

Alimentación sana basada en plantas

Visita nuestras secciones:

Noticias de salud

Recetas

Recomendaciones

Nutrición

Mitos

Monterrey Vegetariano

Y más...

Artículo contribuido por el Nutriólogo:
Mauricio González Arias


Inflamación crónica y obesidad

Uno de los descubrimientos más importantes en el mundo de la medicina actual es sin duda el vínculo directo entre la inflamación crónica de bajo grado y la obesidad. El cuerpo humano ha desarrollado a través de miles de años mecanismos de defensa que le permiten sobrevivir a lesiones y traumatismos severos. Por ejemplo, un accidente automovilístico grave resulta en la liberación de sustancias inflamatorias en el sitio de la lesión, que a su vez estimulan hormonas potentes tales como el cortisol y la adrenalina a nivel cerebral, las cuales orquestaran una serie precisa y perfecta de eventos que terminaran por restablecer el orden interno y la regeneración de los tejidos dañados. Como ejemplo tenemos a la proteína C reactiva (PCR), la cual es una sustancia inflamatoria potente, que se eleva en sujetos sanos en un 1000% después de una infección o trauma físico.1

No obstante, cuando el organismo se ve sometido a “pequeños traumas”, estas sustancias se liberan constantemente produciendo un desorden en las funciones de los órganos y llevando a la enfermedad crónica degenerativa. Esta aseveración ha sido confirmada por varios estudios que señalan que los niveles elevados de marcadores inflamatorios en sangre, tales como la PCR, están clínicamente asociados a una tasa elevado de infarto al miocardio.2 Investigaciones complementarias han provisto con refuerzos sobre esta noción. Además de la PCR, existen otras moléculas pro-inflamatorias muy potentes tales como el factor de necrosis tumoral ? (FNT?) e interleucina 6 (IL-6) que también se encuentran implicados en la aparición de placas de colesterol en las arterias3, inicio de diabetes mellitus tipo 24, y otras discapacidades funcionales.5 Ahora bien, la pregunta surge: ¿Cómo comienza este proceso inflamatorio?

Tejido graso

Lo que antes pensábamos que era una simple e inofensiva llantita, ahora sabemos que es un potente órgano endocrinológico envuelto en un sinfín de procesos biológicos, incluyendo por supuesto; la inflamación crónica. Para darnos una idea franca es suficiente saber lo siguiente: todas las sustancias pro-inflamatorias más potentes son secretadas en el tejido graso. La grasa visceral o la que se dispone a nivel del abdomen es más proclive a estimular grandes cantidades de estas sustancias, como lo ha demostrado investigaciones recientes.6

 

Proceso de inflamación

 

Riesgos

Aunque todavía no está del todo dilucidado los mecanismos que logran que el tejido graso libere cantidades suficientes de estas sustancias, se cree que debido a que la grasa es un órgano que vive en bajas tensiones de oxígeno, es más propenso a infectarse por lo que el cuerpo envía grandes cantidades de células con poder inmunológico. La estirpe celular que más infiltra el tejido adiposo son los macrófagos, la cual es la productora número uno de las moléculas mencionadas precedentemente.7

Entonces:

mayor cantidad de grasa en el cuerpo
=
mayor número de macrófagos en el tejido adiposo
=
elevados marcadores de inflamación
=

RIESGO INCREMENTADO DE PADECER ENFERMEDADES CRÓNICAS.

 

Hábitos de vida

Lo hábitos de vida que están más asociados a una inflamación crónica son: ingesta de grasas saturadas provenientes particularmente de tejidos animales y alimentos industriales, tabaquismo, alcoholismo, mala condición física, uso de estrógeno y testosterona, bajo consumo de frutas, verduras y aceites esenciales omega III.8 Esta serie de costumbres perniciosas van, a través de la inflamación crónica, lesionando los órganos lentamente mediante la aparición de placas ateromatosas (colesterol) en arteriolas, resistencia a la insulina y estrés oxidativo.

Prevención

Lo hermoso de este asunto es que esta cascada de eventos puede ser prevenida, detenida y revertida en personas que estén dispuestos a modificar de una vez por todas su forma de vivir. Existe ya un cuerpo importante de evidencia que demuestra que una dieta vegetal más un programa de entrenamiento físico aeróbico y de fuerza, pueden en conjunto revertir los daños impuestos a los tejidos, inclusive en personas que ya han sido diagnosticadas con alguna enfermedad crónica degenerativa. Estos experimentos han documentado como las sustancias que aquí hemos descrito viven una importante reducción posteriormente a la modificación del estilo de vida. En la siguiente parte de este boletín describiremos estas investigaciones y daremos consejos sobre cómo aplicarlas a tu vida diaria.

Inflamación

 

Referencias

  1. Gabay C, Kushner I. Acute-phase proteins and other systemic responses to inflammation. N Engl J Med 1999;340:448-54
  2. Ridker PM, Cushman M, Stampfer MJ, Tracy RP, Hennekens CH. Inflammation, aspirin, and the risk of cardiovascular disease in apparently healthy men. N Engl J Med 1997;336:973-9.
  3. Pai JK, Pischon T, Ma J, Manson JE, Hankinson SE, Joshipura K, et al. Inflammatory markers and the risk of coronary heart disease in men and women. N Engl J Med 2004;351:2599-610
  4. Duncan BB, Schmidt MI, Pankow JS, Ballantyne CM, Couper D, Vigo A, et al. Low-grade systemic inflammation and the development of type 2 diabetes: the atherosclerosis risk in communities study. Diabetes 2003; 52:1799-805.
  5. Penninx BW, Kritchevsky SB, Newman AB, Nicklas BJ, Simonsick EM, Rubin S, et al. Inflammatory markers and incident mobility limitation in the elderly. J Am Geriatr Soc 2004; 52:1105-13.
  6. Stallone DD. The influence of obesity and its treatmet on the immune system. Nutrition reviews 1994. 52(2 pt 1): 37-50
  7. Weisberg SP, McCann D, Desai M, Rosenbaum M, Leibel RL, Ferrante Jr AW. Obesity is associated with macrophage accumulation in adipose tissue. Journal of Clinical Investigation 2003; 112(12): 1796–808.
  8. Nicklas BJ et al. Behavioural treatments for chronic systemic inflammation: effects of dietary weight loss and exercise training. CMAJ 2005;172(9):1199-209

 

Más información:

Visita este artículo en el sitio web original:
Programa de Restauración Humana

 

Manda un correo al autor.

 


Ve este artículo en tu explorador en: http://mexicovegetariano.com/inflamacion-cronica-caro-precio-obesidad

Les deseamos mucha salud a través del vegetarianismo.

México Vegetariano

¿No quieres ser vegetariano?

Lo entendemos, no estamos peleados.

De todas formas hay información para tu salud.

Lee con nosotros sobre alimentación balanceada.

Reenvía este correo a las personas que puedan estar interesadas.

Visita nuestra sección de preguntas frecuentes

Recomienda este sitio
¡Gracias por difundir nuestro mensaje!
CAPTCHA
Pregunta para comprobar que eres humano y evitar spam.
14 + 4 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.